Acetilcolina » Neurotropy
Acetilcolina
Neurotransmisión

Acetilcolina

La acetilcolina o “molécula de la memoria” es uno de los neurotransmisores más importante para el funcionamiento diario del cerebro: particularmente en las áreas de movimiento, aprendizaje y memoria y la regulación sueño. Funciona tanto como un neurotransmisor, como un neuromodulador que induce tanto la inhibición como la excitación de diferentes procesos en el organismo. El organismo usa acetilcolina para preparar el cuerpo para “alimentarse y reproducirse” y “descansar y digerir”.

La acetilcolina dirige el enfoque y el filtrado de la atención selectiva. Juega un papel en el procesamiento óptico necesario para realizar cualquier tarea relativa con la de atención visual.

Los neurotransmisores generalmente se clasifican como excitadores o inhibidores, pero la acetilcolina es única en el sentido de que no cae perfectamente en ninguno de los campos. En los músculos, por ejemplo, tiene un efecto excitador, pero en el corazón es inhibidor. Funciona de manera diferente según su ubicación y qué tipo de receptores están disponibles.

Quedará en la historia como el primer neurotransmisor que se logró aislar. Se descubrió en 1921 por el farmacólogo y psicobiólogo alemán Otto Loewi que fué galardonado con un premio Nobel por su trabajo. Su investigación desveló la su implicación de esta molécula en la regulación de la vigilia y el sueño. Originalmente denominó al neurotransmisor “vagusstoff” ya que se detectó en el nervio más grande en el cuerpo humano: el nervio vago.

Desde su descubrimiento, se ha comprobado que acetilcolina promueve la formación y consolidación de la memoria al apoyar la plasticidad sináptica cortical y del hipocampo. Además está implicada en la respiración, la frecuencia cardíaca. (1, 2) la digestión, el aprendizaje, el control motor, la atención, la agresividad, la sexualidad y la sed. (3, 4, 5)

Tiene un importante efecto modulador sobre la función ejecutiva en control de impulsos, la atención, memoria de trabajo, flexibilidad cognitiva, sueño REM, planificación, juicio y toma de decisiones. Tiene propiedades analgésicas, antiinflamatorias y regula distintas respuestas hormonales.

La respuesta de supervivencia también llamada de “lucha o huida” utiliza principalmente la norepinefrina para llevar al cuerpo a un estado de acción. La acetilcolina equilibra y reduce esta respuesta, por tanto es parte del llamado “sistema nervioso parasimpático”, que estimula todas las actividades que deberían ocurrir en reposo. Hace que los músculos de los intestinos y los pulmones se contraigan y desencadena la secreción del sudor, la saliva y las lágrimas en sus glándulas correspondientes. Cada vez que se activa una respuesta relativa a la supervivencia (lucha o huída), la acetilcolina ayuda a que el cuerpo vuelva a la homeostasis dilatando los vasos sanguíneos y disminuyendo la frecuencia cardíaca.

Aunque la acetilcolina es crítica para procesos de pensamiento superiores, no es exclusiva de los humanos. Se encuentra en otros animales, plantas e incluso en bacterias y hongos. Desde hace miles de millones de años los organismos unicelulares han usado la colina para crear sus capas protectoras de células externas (membranas). En el transcurso de la evolución para involucrarse en una amplia gama de funciones importantes, incluido el control muscular, regulación del sueño e incluso funciones cognitivas superiores, como el aprendizaje y la memoria (6, 7).

Con el tiempo los niveles de acetilcolina en el organismo se ven comprometidos e inducen diferentes problemas cognitivos como la pérdida de memoria.


La actividad colinérgica del sistema de descanso y digestión ocurre en
:

  • El cerebro, donde mejora los procesos cognitivos, el aprendizaje y la memoria.
  • En los nervios que se extienden a los ojos, la cara y la boca, donde controla la visión, el sabor y la salivación.
  • El nervio vago prolongandose por los músculos, el corazón, los pulmones y los órganos digestivos para disminuir el ritmo cardíaco, afectar la respiración y ayudar a la digestión.
  • Los nervios que van a los órganos sexuales y que inducen la excitación.

Síntesis

La acetilcolina no se produce sólo en el cerebro y el sistema nervioso, sino que se distribuye por todo el cuerpo. Se genera en las neuronas colinérgicas de la colina y la acetil-CoA, que proviene de la quema de azúcares y grasas. La colina, un nutriente relacionado con el complejo de la vitamina B que se encuentra principalmente en los alimentos grasos de origen animal, no puede ser producida por el cuerpo, por lo que debe tomarse a través de la dieta (8, 9, 10). La colina cruza la barrera hematoencefálica hacia el cerebro donde se convierte en acetilcolina.

Se sintetiza a partir de acetil-coenzima A o CoA (que proviene de la glucosa con Vitamina B5 como cofactor), la colina (un nutriente esencial relacionado con el complejo de vitaminas B) y una enzima llamada colina acetiltransferasa (regulada por la insulina). CoA se acetila para formar acetil-CoA, predominantemente a través del complejo mitocondrial de piruvato deshidrogenas y luego se transporta al citoplasma.

Una dieta baja vegetariana o baja en grasas que no incluya carnes grasas y huevos podría provocar un déficit de colina y acetilcolina. En tal caso el organismo descompondrá el tejido cerebral para obtener fosfatidilserina y fosfatidilcolina, dos componentes grasos del tejido de las neuronas a partir de los que el organismo puede sintetizar acetilcolina. Tu cerebro por tanto literalmente se digiere a sí mismo si no se le proporciona las materias primas que necesita para producir acetilcolina con sus consecuentes perjuicios cognitivos. Tal evento pone de manifiesto la importancia de este neurotransmisor a nivel metabólico.

Las disponibilidad tanto de acetil-CoA como de colina son determinantes de la tasa de síntesis de acetilcolina en el cerebro. Alarmantemente, el 90% de nosotros no obtiene la colina adecuada de nuestras dietas (11).

En cualquier caso una mayor cantidad del neurotransmisor no implica necesariamente una mayor atención o memoria. Un ensayo a pequeña escala en 24 voluntarios varones sanos informó que la suplementación con 500-1,000 mg de CDP-colina puede haber mejorado una variedad de procesos cognitivos (incluida la memoria de trabajo y la memoria verbal). Sin embargo, este efecto solo se observó en personas cuyo rendimiento cognitivo normal (“basal”) ya estaba relativamente por debajo del promedio. Por el contrario, las personas con niveles “promedio” de rendimiento cognitivo no mostraron efectos de la suplementación con colina, mientras que los sujetos de mayor rendimiento en realidad empeoraron (12).

Según un estudio observacional de más 1.400 personas, la mayor ingesta dietética de colina se asoció con un rendimiento cognitivo ligeramente mejor (especialmente la memoria verbal y visual) (13).

Receptores de acetilcolina

La acetilcolina puede actuar sobre dos tipos de receptores en el cuerpo: los nicotínicos (nAChR) y muscarínicos. Su etimología proviene de las dos sustancias externas que actúan sobre ellos: la nicotina y a toxina del hongo muscarina. Estos receptores se localizan en diferentes áreas del cuerpo: corazón, intestino, glándulas y cerebro.

Cuando la nicotina llega al cerebro, actúa sobre los receptores nicotínicos, liberando una avalancha de químicos cerebrales, incluidos los neurotransmisores serotonina, dopamina, noradrenalina, acetilcolina, GABA y glutamato.

La muscarina es un psicotrópico procedente de un tipo de hongo, la amanita, se adhiere y sobrecarga estos receptores. La actividad anormal en estos receptores parece estar asociada con la adicción, la esquizofrenia y la enfermedad de Huntington (14, 15, 16, 17).

Funciones

La señalización de acetilcolina se desencadena por la entrada de calcio (Ca2 +) en la terminal sináptica causada por un potencial de acción (también llamado impulso nervioso). Esto provoca la liberación de acetilcolina en la hendidura sináptica. La señalización se basa en cambios relativos, no en cantidades absolutas.

1) Atención y alerta

La dopamina define la atención que se presta a cada estímulo. GABA ayuda a silenciar la intensidad de la respuesta neuronal ante otros estímulos una vez que se ha dirigido la atención ante un estímulo concreto. La acetilcolina ayuda a sostener la atención y promueve el procesamiento y el análisis necesario para responder a la necesidades en base a la información que tengo almacenada.

 

Un estudio en animales detectó que los niveles de acetilcolina en el cerebro aumentaron significativamente en un experimento en ratas donde se diseñó un entorno que requería altos grados de atención. Este neurotransmisor ayudó a descartar los estímulos y distracciones que los investigadores incluían y que los animales lograran mantener la atención sostenido que requería la situación. Sus autores concluyeron que la acetilcolina puede jugar un papel directo en estimular la atención y el enfoque (18).

En otro experimento donde se examinó la atención de 60 mujeres adultas sanas de 40-60 años después de 28 días de suplementación con CDP-colina, un compuesto que aumenta los niveles de acetilcolina en todo el cerebro, se comprobó que se daban mejoras sustanciales (19).

2) Aprendizaje y memoria

La activación colinérgica en áreas cerebrales asociadas con la retención y consolidación de la memoria (como el hipocampo, la amígdala y la corteza cerebral) es necesaria para que diferentes procesos relacionados con la formación de la recuerdos, su consolidación y su recuperación tengan lugar. La acetilcolina es esencial en la consolidación de la memoria y la transferencia de la memoria a corto plaza (hipocampo) a largo plazo (cortex) ocurre en esta fase REM.

En estudios con monos, limitar el suministro de acetilcolina en el cerebro, especialmente en la corteza cerebral y el hipocampo, interrumpe la adquisición de información objetiva produce alteraciones de la memoria comparables a la amnesia en humanos (20).

Algunos investigadores creen que juega un papel central en la plasticidad sináptica, lo que permite a las neuronas almacenar nueva información y recuerdos modificando la forma en que se conectan entre sí (21).

Participa de manera crítica en el desarrollo y la progresión de varias enfermedades neurodegenerativas comunes que involucran alteraciones de la memoria, como la demencia y la enfermedad de Alzheimer. El hipocampo suele ser la primera área del cerebro que se degenera en estas enfermedades.

Los primeros signos de baja acetilcolina son disminuciones en la memoria visual, la memoria verbal, la velocidad de procesamiento y la orientación espacial.

 

3) Regulación del sueño-vigilia

La acetilcolina es responsable de estimular el estado de vigilia (junto con otros neurotransmisores y hormonas importantes, como la orexina, la histamina, la noradrenalina y la dopamina) (22, 23).

La liberación de acetilcolina en el prosencéfalo basal es más alta durante el sueño REM, una de las etapas más importantes del sueño para almacenar (“consolidar”) nuevos recuerdos, se reduce durante la vigilia tranquila y muy baja durante el sueño NREM (24, 25, 26, 27).

Las drogas que antagonizan la acetilcolina provocan menos sueño REM. Investigadores lograron inducir períodos de sueño REM en ratones activando las neuronas que liberan acetilcolina.

4) Respiración

La acetilcolina y la histamina interactúan entre sí para contraer los músculos de los pulmones, lo que permite la respiración (respiración) (28, 29).

5) inflamación

La inflamación es uno de los sistemas que de protección del organismo. En la actualidad existen innumerables problemas de salud asociados a una disfunción en esta respuesta del organismo, ya sea por exceso o por defecto en la bioquímica de este mecanismo. Las citoquinas son los compuestos químicos proinflamatorios que se liberan en la zona comprometida para reclutar una variedad de células inflamatorias que atiendan al peligro.

La influencia en la inflamación de colina es tan significativa que incluso tiene una vía biológica que lleva su nombre, llamada “vía antiinflamatoria colinérgica” (30). Esta vía proporciona una especie de efecto de “frenado” a la respuesta inmunológica. El nervio vago usa acetilcolina para reducir la inflamación en el cuerpo (31). Una reducción en la actividad de este nervio se ha asociado con al reducción de respuestas inflamatoria en estudios relacionados con enfermedades intestinales inflamatorias (32).

Se han encontrado subtipos de receptores de acetilcolina, como los receptores de acetilcolina nicotínicos alfa-7, o “α7nAChR” en diferentes de células del sistema inmunitario, incluidos macrófagos, monocitos y mastocitos.

 

Una investigación logró que la inflamación se redujera en la mucosa intestinal al aumenta la acetilcolina y promover la activación de los receptores de acetilcolina nicotínicos alfa-7 (α7nAChR) responsable de la inhibición de la liberación de citocinas proinflamatorias, como IL-6, IL1B y TNF-a (33).

6) Movimiento intestinal

La acetilcolina facilita el movimiento de los alimentos a través del tracto gastrointestinal (un proceso llamado peristaltismo). Algunos medicamentos antidepresivos (inhibidores de la recaptación de monoamina) pueden inhibir los receptores nicotínicos de acetilcolina causando estreñimiento como un posible efecto secundario.

7) Reducción del dolor

Los tipos nicotínicos y muscarínicos de receptores de acetilcolina parecen estár involucrados en efectos relacionados con el dolor (34, 35). Niveles más altos de acetilcolina en la médula espinal generalmente están asociados con el alivio del dolor, mientras que la reducción de la actividad de la acetilcolina relacionada con el bloqueo de sus receptores suele suscitar una mayor sensibilidad al dolor (36).

7) Mejora del flujo sanguíneo

Este neurotransmisor estimula la producción de óxido nítrico, un compuesto que controla presión arterial relajando los vasos sanguíneos (vasodilatación) en todo el sistema cardiovascular. Los receptores muscarínicos son especialmente relevantes para las funciones cardiovasculares de la acetilcolina (37).

8) Equilibrio Hormonal

Como principal neurotransmisor del sistema parasimpático que regula involucrado procesos como el descanso o la digestión” o parasimpático, induce una serie de mensajeras central que promueven la actividad colinérgica en el cuerpo. Esta muy relacionado como hemos visto con el hipotálamo, una región del cerebro muy involucrada en la regulación hormonal. Los niveles de acetilcolina se correlacionan con la secreción de hormonas como la prolactina y la hormona del crecimiento de la glándula pituitaria (38).

Síntomas asociados a un nivel insuficiente de acetilcolina:

  • Reducción de la velocidad en la respuesta mental.¡
  • Pérdida regular de objetos cotidianos como llaves y anteojos.
  • Pérdido del hilo de las conversaciones.
  • Dificultad para encontrar la palabra correcta.
  • Dificultad aprender cosas nuevas.
  • Olvido de lo que acabas de leer.
  • Sentido de dirección limitado..
  • Anhelas los alimentos grasos.
  • Dificultad para seguir tramas de películas y libros.
  • Tiempo de reacción general es lento.
  • TDAH.
  • Tono muscular deficiente.
  • Dificultad para hacer ejercicio.

Enfermedades asociadas a la acetilcolina

La disfunción de la acetilcolina se relaciona con numerosos trastornos neurológicos y psicológicos  (39, 40, 41, 42, 43):

  • Demencia.
  • Esclerosis múltiple.
  • Trastornos de atención.
  • Adicciones.
  • Esquizofrenia.
  • Alzheimer.
  • Parkinson.
  • Enfermedad de Huntington.
  • Miastenia gravis.

Es posible tener anticuerpos contra los receptores de acetilcolina como en el caso de la miastenia gravis. (44). Existe evidencia de que una autoinmunidad similar a los receptores de acetilcolina también puede ocurrir en la esquizofrenia y el síndrome de fatiga crónica. (45, 46). La resistencia a la insulina y la diabetes pueden interferir con la síntesis de acetilcolina (47).

Pero las dos causas más comunes de deficiencia de acetilcolina son, con mucho, la dieta y los medicamentos, factores que están en gran medida bajo su control.

 

Precursores

  • El DHA en Omega 3 potencia diferentes neurotransmisores importantes como dopamina, serotonina, GABA, noradrenalina y acetilcolina.
  • El consumo de lecitina o colina aumenta los niveles de colina cerebral y la síntesis neuronal de acetilcolina
  • Las especies de Lactobacillus producen acetilcolina (47).

Receptores acetilcolina:

Los receptores de acetilcolina difieren de los receptores de otros neurotransmisores en que no están sujetos a regulación negativa. Esto significa que no responden menos a los medicamentos o suplementos, por lo que no necesita seguir tomando más para lograr los mismos efectos.

Es posible agregar o aumentar de forma segura los suplementos de acetilcolina según sea necesario durante los períodos de concentración y concentración intensas, como cuando se realizan exámenes o se trabaja en un proyecto mentalmente agotador. Cuando se consumen suplementos que aumentan la actividad de la acetilcolina, no es inusual sentir un aumento en la energía mental casi de inmediato.

Fuentes nutricionales

Sin una dieta adecuada de grasas se descompondrá el tejido cerebral para poder sintetizar la acetilcolina. Las mejores fuentes de colina son las yemas de huevo y las vísceras, pero todos los alimentos grasos de origen animal contienen este neurotransmisor (48). Alfa-GPC y citicolina proporcionan al cerebro colina que se convierte fácilmente en acetilcolina.

Otras fuentes excelentes son el hígado de vaca, los camarones y las vieiras. Los productos lácteos con alto contenido de grasa, pescado, carne y aves de corral son buenas fuentes precursoras de este neurotransmisor.

Algunas fuentes vegetales de colina son: las almendras, aguacates, arándanos, levadura de cerveza, arroz integral, verduras de hoja verde y crucíferas, habas, mantequilla de cacahuete, tofu y germen de trigo.

La ingesta diaria adecuada de colina es de 425 mg para las mujeres y 550 mg para los hombres.

 

Las dos mejores grasas saludables para el cerebro son el aceite de oliva y el aceite de coco.

El té negro, el té verde, el té blanco y el té oolong son buenas fuentes antioxidantes que protegen el cerebro y además inhiben las enzimas que descomponen la acetilcolina (49).

La hipoglucemia, la resistencia a la insulina y la diabetes pueden interferir con la síntesis de acetilcolina.

El ácido omega 3 docosahexaenoico (DHA), un componente estructural principal de las membranas celulares neuronales, mejora la capacidad del sistema de captación de colina aumentando así su disponibilidad para la síntesis de acetilcolina.

La cafeína es un antagonista del receptor de adenosina y podría potenciar indirectamente la actividad colinérgica.

La teobromina (un compuesto que se encuentra en el chocolate) también es un antagonista del receptor de adenosina, aunque con menor afinidad, inicio más lento y efectos de mayor duración que la cafeína.

La quercetina es otro antagonista del receptor de adenosina.

La vitamina B1 (tiamina o su análogo Benfotiamine) y la vitamina B3 (niacinamida) se usan en el complejo de piruvato deshidrogenasa que produce acetilcolina.

El Ginkgo biloba (un neuroadaptógeno) parece tener efectos protectores y reguladores en aspectos de la señalización de acetilcolina.

La huperzina A (un compuesto nootrópico) ha mejorado los niveles de acetilcolina en estudios en animales y humanos e influye en la actividad de la enzima colinesterasa.

Hábitos que aumentan los niveles de acetilcolina:

1) Yoga

EL yoga aumenta la actividad del nervio vago, la acetilcolina y el sistema parasimpático en general (50, 51).  Una intervención de yoga de 12 semanas se asoció con mayores mejoras en el estado de ánimo y la ansiedad que un grupo de control que hizo ejercicios para caminar. El estudio encontró un aumento de los niveles de GABA talámico, que están asociados con un mejor estado de ánimo y una disminución de la ansiedad.

2) meditación

Varios tipos de meditación pueden mejorar el sistema de descanso y digestión, aumentar la acetilcolina y la cognición (52). Además, el canto Om estimula el nervio vago, lo que posiblemente aumenta la acetilcolina.

3) ejercicios de respiración

La respiración profunda y lenta  estimula la actividad del nervio vago y la acetilcolina (53).

Las neuronas especializadas en el corazón y el cuello pueden detectar su presión arterial y transmitir la señal a su cerebro, que activa el nervio vago que se conecta con su corazón para disminuir la presión arterial y la frecuencia cardíaca al liberar acetilcolina. El resultado es una menor activación de lucha o huda (simpática) y más descanso y digestión (parasimpática) (53).

La respiración lenta, con una cantidad aproximadamente igual de tiempo para inhalar y exhalar, aumenta la sensibilidad de los barorreceptores y la activación vagal, lo que reduce la presión arterial, aumenta la acetilcolina y reduce la ansiedad al aumentar su sistema parasimpático.

4) Exposición al frío

Estudios en humanos revelan que cuando el cuerpo se adapta al frío, el sistema de lucha o huida (simpático) disminuye y el sistema de descanso y digestión (parasimpático) aumenta, lo que aumenta la actividad colinérgica. En este estudio, las temperaturas de 50 ° F (10 ° C) se consideraron frías (54).
La exposición repentina al frío (39 ° F / 4 ° C) también aumenta la activación del nervio vago a través de receptores colinérgicos en ratas (56).

5) ayuno

El ayuno redujo la degradación de la acetilcolina en el cerebro en ratones. (57).

Suplementos que aumentan la acetilcolina:

1.Colina:

El cuerpo usa colina para producir acetilcolina. Es por eso que aumentar la ingesta de colina podría elevar los niveles de acetilcolina.

2. La acetil-L-carnitina o la N-acetil-L -La tirosina pueden contribuir a la síntesis de acetilcolina.

3. Bacopa monnieri:

La bacopa puede bloquear la descomposición de la acetilcolina y aumentar la actividad de la enzima que produce la acetilcolina, según estudios celulares y animales (58).

4. Huperzina A

La huperzina A se encuentra en la hierba china Firmoss (Huperzia serrata), descrita como un fuerte inhibidor de la acetilcolinesterasa. En China, se usa para la enfermedad de Alzheimer (59).

5. Epimedium

Epimedium, también conocido como icariin, se supone que es un inhibidor de la acetilcolinesterasa. Previene el deterioro cognitivo en ratas con accidente cerebrovascular (60, 61).

6. Cafeína

Según los datos de animales, la cafeína podría aumentar la acetilcolina en el cerebro, especialmente en el “centro de memoria”, el hipocampo (62, 63).

7. arándanos

Algunos compuestos bioactivos polifenólicos que se encuentran en el extracto de arándano pueden actuar como inhibidores de la acetilcolinesterasa. Estos compuestos aumentaron la función cognitiva en ratones (64, 65).

8. Zinc

El zinc tiene la hipótesis de inhibir la acetilcolinesterasa (66). Los científicos creen que puede activar y bloquear los receptores nicotínicos de acetilcolina, pero es probable que tenga un impacto positivo general en la cognición en dosis adecuadas (67, 68, 69).

9. Cobre

Se requiere cobre para la acetilcolina para relajar los vasos sanguíneos en las ratas (70, 71).

10. extracto de semilla de uva

El extracto de semilla de uva contiene proantocianidina, que se ha sugerido que aumenta la actividad de la enzima productora de acetilcolina y disminuye su descomposición en animales (72, 73)

11. Romero

Los científicos están investigando si el extracto de romero tiene potencial antidepresivo al aumentar la actividad colinérgica en las células cerebrales (74).

12. Canela

Los estudios están examinando si la canela puede aumentar la acetilcolina al inhibir la acetilcolinesterasa en los tubos de ensayo (75, 76).

13. Tulsi (Ocimum sactum)

Tulsi bloqueó la acetilcolinesterasa y mejoró la capacidad cognitiva en la demencia de ratas (77).

14. Gotu Kola

Gotu Kola aumentó los niveles de acetilcolina y disminuyó la acetilcolinesterasa en ratas con convulsiones (78). Gotu Kola también mejoró el aprendizaje y la memoria en ratones (79).

15. EGCG

EGCG mejoró la señalización colinérgica y protegió el cerebro en estudios con animales (79).

16. Curcumina (Curcuminoides)

Los curcuminoides tienen la hipótesis de ser fuertes inhibidores de la acetilcolinesterasa (80). La curcumina mejoró la actividad de la acetilcolina en ratones y en estudios celulares, al tiempo que redujo el dolor y la inflamación. Sin embargo, tiene poca biodisponibilidad. Se necesitan ensayos clínicos (81, 82].

17. DHA / Aceite de pescado

El DHA y el aceite de pescado aumentaron la acetilcolina en el cerebro y el sistema digestivo en ratas (83, 84).

18. Luteolina

Los científicos están determinando si la luteolina mejora la señalización colinérgica y los niveles de acetilcolina en las células cerebrales (85).

19. Quercetina

La quercetina aumentó la acetilcolina en ratas (86). En ratones, parecía mejorar la memoria y reducir la ansiedad.

20. Fo-ti

Radix Polygonum (Fo-ti) es una hierba china que parece bloquear la descomposición de la acetilcolina en los tubos de ensayo (87).

21. Ashwagandha

Ashwagandha protegió el cerebro de los ratones, supuestamente al actuar sobre el sistema colinérgico (88).

22. Azafrán

El azafrán bloqueó la descomposición de la acetilcolina en los tubos de ensayo (89). La crocetina, un carotenoide en el azafrán, aumentó la relajación de los vasos sanguíneos colinérgicos en ratas con presión arterial alta (90).

23. Reishi (Ganoderma lucidum)

Los hongos reishi aumentaron la acetilcolina en estudios con animales (91). El extracto de reishi fermentado mejoró el aprendizaje, la memoria y la función cognitiva en ratas (92).

24. Carvacrol

Carvacrol, un compuesto bioactivo en el orégano silvestre, bloqueó la descomposición de la acetilcolina en estudios con animales (93).

25. Rhodiola

Rhodiola mejoró el aprendizaje y la memoria en ratones y ratas con deterioro cognitivo (94, 95).

26. Catalpol

Catalpol, un compuesto bioactivo en Rehmannia, aumentó los niveles de acetilcolina y su actividad en ratones (96).

27. Noni (Morinda citrifolia)

Noni previno el deterioro de la memoria y la disfunción cognitiva en ratones al aumentar la acetilcolina.

28. Ginkgo

El extracto de ginkgo aumentó la acetilcolina en el cerebro de las ratas (97) . También aumentó la acetilcolina en la sangre de las ratas, reduciendo la presión arterial en animales con presión arterial alta (98).

29. Schisandra

El extracto de Schisandra se está estudiando para aumentar la acetilcolina en los tubos de ensayo (99).

30. Magnesio

Los científicos creen que el magnesio aumenta indirectamente la acetilcolina al aumentar la actividad de los fármacos que estimulan la cognición, la galantamina y la fisostigmina (100).

31. Melatonina

La melatonina aumentó la actividad colinérgica y mejoró la memoria en ratones con demencia (101).

32. Jengibre

Los extractos de jengibre blanco y rojo parecían aumentar la acetilcolina en las células cerebrales (102).

33. Regaliz (Glycyrrhiza glabra)

El regaliz redujo la descomposición de la acetilcolina en el cerebro en ratones (103).

34. Sulforafano

El sulforafano aumentó la producción de acetilcolina y redujo su descomposición en animales. Podría aumentar la función cognitiva en ratones con demencia (104).

35. Ginseng

El ginseng blanco, rojo y negro redujo la descomposición de la acetilcolina en ratones (105).

36. Propóleos

El propóleos contiene muchos compuestos bioactivos, muchos de los cuales tienen la hipótesis de bloquear la descomposición de la acetilcolina y mejorar la señalización colinérgica en las células (106). También pareció aumentar el aprendizaje y la memoria en ratones con dificultades cognitivas (107).

 

Estudios:

Neuropharmacology of Sleep and Wakefulness (4).
Role of Presynaptic Nicotinic Acetylcholine Receptors in the Regulation of Gastrointestinal Motility
(5).
Role of Nicotinic and Muscarinic Receptors on Synaptic Plasticity and Neurological Diseases
(10).
Choline: An Essential Nutrient for Public Health (11).
Neurocognitive Effects of Acute Choline Supplementation in Low, Medium and High Performer Healthy Volunteers (
12).
The relation of dietary choline to cognitive performance and white-matter hyperintensity in the Framingham Offspring Cohort (13).
Improved Attentional Performance Following Citicoline Administration in Healthy Adult Women (19).
Cholinergic modulation of working memory activity in primate prefrontal cortex (20).
The REM Sleep-Memory Consolidation Hypothesis (27).
Central cholinergic activation of a vagus nerve – to spleen circuit alleviates experimental colitis (30).
Cholinergic control of inflammation (31).
Molecular, Cellular and Circuit Basis of Cholinergic Modulation of Pain (35).
Cholinergic Mediation of Growth Hormone Secretion Elicited by Arginine, Clonidine, and Physical Exercise in Man (38).
Relation between Pro-inflammatory Cytokines and Acetylcholine Levels in Relapsing-Remitting Multiple Sclerosis Patients (39)
Choline transporter gene variation is associated with attention-deficit hyperactivity disorder (43).
Acetylcholine Receptor Antibody (44)


Leave your thought here