Serotonina » Neurotropy
Serotonina
Neurotransmisión

Serotonina

¿Qué es la serotonina?


La serotonina es una sustancia química que funciona como
neurotransmisor y neuromodulador en el organismo. Se produce en los intestinos (95%) y en el tronco encefálico en el cerebro (5%). También está presente en las plaquetas de la sangre y el sistema nervioso central (SNC). La serotonina no puede cruzar la barrera hematoencefálica, por lo que cualquier serotonina que se use dentro del cerebro debe producirse dentro del cerebro.

Su función es la de transmitir mensajes entre las células nerviosas. Desempeña un papel fundamental en la regulación de apetito, las emociones y las funciones motoras, cognitivas y autónomas.

Se han encontrado vínculos entre la serotonina y el metabolismo óseo, la producción de leche materna, la regeneración hepática y la división celular.

Se trata de un neurotransmisor clave para la correcta regulación del sistema nervioso central (SNC) y en el funcionamiento general del cuerpo, y especialmente en el tracto gastrointestinal (GI).

Los procesos conductuales y neuropsicológicos modulados por la serotonina incluyen: el estado de ánimo, la percepción, los sistemas de recompensa, la ira, la agresión, el apetito, la memoria, la sexualidad y la atención. Como precursor de la melatonina, ayuda a regular los ciclos de sueño-vigilia del cuerpo y el reloj interno.

Para su síntesis se realiza una combinación de un aminoácido procedente de las proteínas llamado triptófano, con el triptófano hidroxilasa, un reactor químico que ayuda a crear con ayuda de la vitamina B6 como cofactor, la molécula 5-hidroxitriptamina (5-HT) comúnmente denominada serotonina.

Funciones:

 

El 95% de la serotonina en el cuerpo se encuentra en el tracto gastrointestinal donde cumple la función de regular los movimientos intestinales. Además es responsable de enviar la señales que inhiben el apetito mientras se come.


Estado de ánimo:
a pesar de que aún quedan muchas dudas que despejar, la mayoría de los estudios apuntan a la relevancia de este neurotransmisor para regular el estado de ánimos, los niveles de ansiedad y la felicidad. Las drogas ilícitas que alteran el estado de ánimo como el éxtasis y el LSD causan un aumento significativo en los niveles de serotonina.

Coagulación: la serotonina contribuye a la formación de coágulos sanguíneos. Se libera por las plaquetas cuando hay una herida. La vasoconstricción resultante, o estrechamiento de los vasos sanguíneos, reduce el flujo sanguíneo y ayuda a formar coágulos sanguíneos.

Náuseas: este neurotransmisor acelera el tránsito intestinal all ingerir un tóxico o una sustancia irritante para expulsarlo de forma inminente en forma de diarrea.

Función sexual: la serotonina parece inhibir la actividad sexual. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) aumentan los niveles de serotonina en personas con depresión, pero entre el 20 y el 70 por ciento de las personas que los toman experimentan una variedad de síntomas relacionados con la disfunción sexual.

Salud ósea: la serotonina juega un papel en la salud ósea. Los niveles significativamente altos de serotonina en los huesos pueden provocar osteoporosis, lo que debilita los huesos.

Sueño: este químico es responsable de estimular tanto funciones inhibidoras como promotoras del sueño en función de la zona del cerebro en la que se acumulen. La deficiencia de este neurotransmisor se ha asociado al insomnio.

¿Cómo inducir a la producción de serotonina de forma natural?


Exposición a la luz brillante:
la exposición al sol (10.000 lux) en la primeras horas de la mañana ayuda a la regulación de la melatonina y aumentar la calidad y la cantidad de sueño.

Ejercicio: practicar deporte de forma regular incrementa los niveles de serotonina beneficiando estado de ánimo general .

Una dieta saludable: los alimentos más ricos en triptófano son las semillas y nueces (semillas de calabaza y calabaza), soja, queso, cordero, pollo y pavo, atún, cangrejo y salvado, judías blancas y lentejas y huevos.

Meditación: la meditación puede ayudar a aliviar el estrés y promover una perspectiva positiva de la vida, lo que puede aumentar en gran medida los niveles de serotonina.

Paseo por la naturaleza: los microbios encontrados en el suelo aumentan los niveles de serotonina.

Masaje: recibir un masaje aumenta la serotonina y la dopamina al tiempo que reduce la hormona del estrés cortisol.

¿Qué lo causa las deficiencias de serotonina?


La factores genéticos y epigenéticos, la metilación, los trastornos psicológicos y los nutrientes o las adicciones
pueden causar un mal funcionamiento tanto en los mecanismos de sintetización, en la descomposición en la sinapsis, como en reabsorción en la neurona.

En cuanto a la síntesis, tener bajos niveles de L-triptófano, vitamina D, vitamina B-6 u ácidos grasos omega-3 puede dificultar esta tarea.

Los traumas infantiles pueden inducir trastornos crónicos en los sistemas involucrados con la serotonina. Un estudio de 2009 encontró que los participantes que habían sido víctimas de abuso durante la infancia tenían un potencial de unión al transportador de serotonina cerebral más bajo que limitaba la actividad de este neurotransmisor.

Se cree que la deficiencia de serotonina está asociada con varios síntomas psicológicos, como:

– Ansiedad.
– Depresión.
– Agresividad.
– Impulsividad.
– Insomnio.
– Irritabilidad.
– Baja autoestima.
– Falta de apetito.
– Mala memoria.

Afecciones psicológicas:

– Trastornos de la alimentación.
– Desorden obsesivo compulsivo.
– Ataques de pánico.
– Estrés postraumático.
– Ansiedad social.

Afecciones físicas

– Antojos de carbohidratos.
– Ansia de alimentos dulces o ricos en almidón.
– Aumento de peso.
– Asma.
– Fibromalgia.
– Migrañas
– Fatiga.
– Náusea.
– Problemas de motilidad digestiva o gastrointestinal, como síndrome del intestino. irritable y estreñimiento.

Serotonina y la depresión:

La comunidad científica respalda la teoría de que la serotonina está involucrada en la depresión, aunque por el momento no se entiende si os niveles bajos de serotonina contribuyen a la depresión, o si la depresión causa una caída en los niveles de serotonina.

Adicciones:

El MDMA y éxtasis inducen la liberación de grandes cantidades de serotonina. Estos comportamientos pueden agotar las reservas provocando un bajo estado de ánimo, confusión y otros síntomas que duran varios días. Estas sustancias pueden dañar los nervios que contienen serotonina ocasionando posibles efectos adversos crónicos.

Leave your thought here